Sexo anal bien lubricado con una rubia elegante de tetas gigantes que se le puso a tiro en la camilla de masajes

Visitas: 3.204 visitas Calificación:
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
Cargando…

Menudos pibones acuden a su salón de masajes, joder, como para no follárselas. La última que acudió a su consulta y que se quedó medio desnuda en su camilla de masajes fue esta rubia de tetas gigantes que se puso ahí en plan: Puedes hacerme lo que quieras y lo sabes… Y claro, el muchacho fue despacio a hacerle el masaje relajante que le había solicitado, sin que se notara demasiado que se estaba recreando en ese culazo, aplicándole un manoseo con aceite corporal que a cualquiera la habría puesto cachonda… Al final la piba respondió de maravilla a ese trabajo manual que le estaba haciendo, y al darse la vuelta en la camilla el tipo comprobó que la rubia ya se estaba bajando las bragas y ofreciéndole no solo su coño, sino también su culo. Quería que el masajista le siguiera masajeando con la polla, que le hiciera sexo anal hasta correrse…